La Necesidad de la Unidad de las Izquierdas.

Publicado en por Luis Antonio García Chávez

La Necesidad de la Unidad de las Izquierdas.

“Con esta publicación arrancamos una nueva etapa. Retomamos la necesidad de escribir como parte de la lucha cotidiana por mejorar nuestra sociedad y aportar algo a la reflexión en estos tiempos de tanta dispersión política e ideológica. Esperamos que nos acompañes en este viaje colectivo en la lucha por un mundo mejor”.

Nuestro país atraviesa en estos momentos por una etapa sumamente difícil, la crisis económica, la carestía, la falta de crecimiento, el abandono del campo, el desarrollo exponencial de la violencia, la ausencia de una política que priorice la educación y la ciencia como pilares de desarrollo y el retorno al poder del partido que nos metió en la vorágine neoliberal en la que nos pretende seguir sumergiendo.

Todo lo anterior son algunos de los fenómenos que estamos viviendo y que nos golpean permanentemente.

La reconstrucción económica, cultural, ética, social y humana de nuestro país atraviesa por fuerza por la lucha política y la lucha política es imposible entenderla sin la disputa por la hegemonía, sin entender que en toda sociedad se confrontan proyectos que buscan establecerse por encima de los otros.

Hoy en la construcción de hegemonías el PRI y el PAN han desarrollado por más de tres décadas el modelo neoliberal. Indudablemente tienen contradicciones entre sí e incluso intereses contrapuestos en diversos temas, pero eso jamás les ha impedido ponerse de acuerdo en su avance en los aspectos fundamentales de su proyecto. En este acuerdo suman diferentes actores sociales, académicos, empresarios, algunos sectores del clero y se alían incluso con elementos supranacionales para su avance.

Del otro lado, quienes buscamos oponer alguna resistencia al modelo neoliberal tenemos sin embargo la casi enferma propensión a poner en el centro del debate las diferencias que existen entre nosotros sobre las coincidencias que pudieran aglutinarnos. Somos incapaces de generar acuerdos mínimos para un avance común por encima de nuestros intereses personales, de grupo o de secta.

Se ha aprobado por el PRI y el PAN una reforma energética que, en la vía de los hechos representa un despojo a la riqueza nacional de incalculables dimensiones, así como la pérdida de soberanía (si es que alguna conservábamos).

Le reforma energética puede sumir al país en un escenario de mayor miseria, desigualdad e incertidumbre creando a la par nuevos super ricos como los surgidos de las privatizaciones de las décadas de los 80’s y 90’s.

Hoy se impone, se necesita, se requiere la unidad.

Desde la dirección nacional del PRD, con sus vicios, defectos e inconsecuencias ha llamado a ella. Ha establecido una estrategia que aborda el único camino legal para revertir la reforma, la Consulta Popular basada en lo que marca el artículo treinta y cinco de nuestra constitución. Esta lucha en el marco de lo legal será infructuosa si no se acompaña de un triunfo en la opinión pública nacional, una correlación de fuerzas favorable y una movilización popular amplia e imponente que haga recular a la oligarquía.

Algunos pueden creer que no es posible, los invitamos a analizar el fenómeno de la Guerra del Gas en Bolivia que llevó, no solo a recuperar lo perdido sino a crear una nueva hegemonía, un nuevo proyecto y una nueva realidad.

Todo lo anterior atraviesa, insistimos, por la unidad. Una unidad que ha sido rechazada en un primer momento por AMLO y MORENA. El argumento es la presencia del PRD en el Pacto por México.

Debate aparte deberá darse con respecto a dicha presencia, seguramente motivo de otro artículo, pero baste decir que ella permitió la inclusión de contenidos de izquierda en la mayoría de las reformas aprobadas y una salida honesta del mismo ante el ataque al petróleo y la soberanía nacional. Esto habrá que evaluarlo comparado con los resultados que nos dio la política obradorista de aislamiento, y ausentismo en el diálogo y el escenario político posterior al 2006.

Aun así, cuando MORENA afirma su no participación en el llamado unitario en voz de su presidente Martí Batres (por cierto, un gran amigo al que aprecio y respeto) dicen tener dos prioridades, a saber, los muros de la ignominia y el registro de MORENA.

Lo primero llama a la risa. Dudo que algún legislador que haya votado a favor de la privatización de PEMEX, sea por convicción real o por intereses generados, se apene y arrepienta por ser exhibido en carteles y mantas.

Lo segundo habla de un interés muy peculiar de MORENA, el registro, léase el acceso por al menos tres años a cerca de trescientos millones de pesos anuales de presupuesto público y respectivas candidaturas y espacios de poder. Es decir, el interés del grupo por encima del interés general de la nación. La lucha por espacios por encima de la lucha por proyectos. La disputa entre las izquierdas en lugar de unirnos para disputar le hegemonía a las derechas.

El argumento de AMLO, la presencia del PRD en el Pacto por México, tendría congruencia (aunque no razón) si no encabezaran sus filas políticos como Manuel Bartlett Díaz (actor principalísimo en el fraude electoral de 1988 y represor de movimientos sociales en Puebla durante su gobierno, lo cual pueden constatar testimonios de compañeros como Rubén Sarabia “Simitrio” de la Unión de Vendedores Ambulantes 28 de Octubre), Porfirio Muñoz Ledo (responsable desde la Cámara de Diputados del discurso que ensalzara a Díaz Ordaz el 1° de Septiembre de 1969 por su papel “heroico” en la revuelta estudiantil del año anterior) y muchos otros.

Cabe mencionar que la presencia de éstos y otros actores en el círculo cercano de AMLO fue el pretexto del Sub Marcos y el EZLN para lanzar la Sexta Declaración de la Selva Lacandona y la “Otra Campaña” (¿o contra campaña, no recuerdo?) y lanzarse férreamente contra la izquierda electoral en 2006. Después de los muertos de la guerra de Calderón ¿cuál será el balance zapatista de su decisión política de aquel momento?

Es decir, AMLO se puede aliar con personajes que “hayan lesionado a la patria” siempre y cuando sean los que él decida y queden perdonados, bendecidos y ungidos por su manto que todo purifica.

Hoy la unidad es necesaria, se necesita de todo el PRD (con sus eternas pugnas internas e incongruencias), del PT y Movimiento Ciudadano (con los bemoles de ambos, que no son pocos), de MORENA (con todo su caudillismo y fanatismo), del EZLN (con todo su carácter sectario y soberbio), del movimiento popular (disperso y pulverizado como está) del movimiento obrero (cubierto de pragmatismo y gremialismo), de las ONG’s (muchas edulcoradas por el sistema), de los movimientos civiles (con Sicilias y sus besos), de los movimientos estudiantiles y juveniles (#132, #posmesalto, normales rurales, etc.), de los movimientos cibernéticos (con sus revoluciones de 140 caracteres), de luchas paradigmáticas (como APPO’s y Atencos, etc.) y de todos los demás, aún los redimidos y conversos (Bartlett, Monreal, Camacho, Ebrard, etc.).

La principal tarea es la construcción de la nueva hegemonía, del contrapoder, de la nueva mayoría que permita crear un nuevo modelo.

Se entiende que en el camino todos los proyectos buscarán darle su conducción al nuevo modelo, liberales, demócratas, socialdemócratas, marxistas, anarquistas, revolucionarios, nacionalistas revolucionarios, humanistas y todos los que se sumen. El debate y la capacidad de construcción de mayorías en el seno de las propias fuerzas populares deberán dirimir esta disputa, pero sin olvidar que hay una lucha principal con un enemigo que nos es común enfrente. Lo demás es discutir en un cuarto sobre a donde debe dirigirse nuestro barco mientras éste avanza plácidamente por el mar sin que siquiera lo notemos dirigido por los mismos que en tres décadas solo parecen conducirnos al abismo hacia el que pretenden seguir avanzando.

Luis Antonio García Chávez.

Comentar este post

anonimo 01/19/2014 10:31

¿donde quedan los "caciques de la izquierda" ? https://www.youtube.com/watch?v=QucNRtmcA9o

Gerardo 01/19/2014 03:53

Lo que parece caracterizar el momento actual del PRD, con sus ligeras variantes según las corrientes de interés que en él convergen, es una incomprensible aversión a cualquier tentativa de revisar o discutir su corrupción, malo manejos y represión donde gobiernan. Antes bien lo que predomina es una especie de hiper-fetichización de la “unidad por la unidad”. El supuesto implícito de esta narrativa –cuyo sesgo subjetivo es evidente- es que es mejor ir “unidos” en lo coyuntural a discutir planteamientos programáticos de fondo. Pero la realidad es tozuda; ¿Cómo se puede frenar el neoliberalismo desde un pacto con los partidos (PRI-PAN) que lo promueven? ¿Qué tiene de “izquierda” una reforma educativa que permite a las autoridades del ramo anular derechos sin necesidad de declaración judicial? ¿Qué tiene de “izquierda” un pacto que, sin discusión con la base, impulsó la cancelación del derecho a la reinstalación en el empleo o de indemnización con pago de salarios caídos en caso de separación injustificada? Paradójicamente el Pacto por México –el que “tiene mucho de izquierda” - pretende una apertura económica acelerada pero al mismo tiempo mantener un sistema político y sindical anacrónico. Ello implica, en todo momento, la aceptación de un modelo sindical acorde a los deseos patronales y un acuerdo que mantiene intocable las bases centrales del modelo económico. ¿Qué tanta pobreza admite el pacto por México? Lamentamos mucho que de este lado de la trinchera no alcancemos a vislumbrar “la honesta” salida del PRD del pacto. A nuestro entender no fue la reforma energética el origen de su precipitada, pero tardía, salida. Sino la incapacidad de obtener en la mesa de negociación la gubernatura de Michoacán y Zacatecas. “La noble lucha” del PRD se empaña con la asistencia de Graco Ramírez y Ángel Aguirre a la promulgación de la reforma energética. Y, por supuesto, con las resientes declaraciones del senador Ernesto Ruffo. Mi opinión es que la unidad por la unidad es tan inoperante como el sectarismo. Esta no se construye desde arenas “pluralistas”, las buenas intenciones y el olvido de las diferencias, sino con el planteamiento programático. Convergencias programáticas que no vemos, buena parte de los compañeros, en personajes como Jesús Ortega, Rios Piter, Mancera, Héctor Serrano o Ángel Aguirre.

Luis Antonio García Chávez 01/19/2014 04:36

Mi estimado Gerardo, sumamente interesante tu respuesta. De entrada puedo decirte que la suscribo en la inmensa mayoría de los puntos. En el tema del Pacto por México, prometo en breve un artículo especial para abordar el tema a profundidad. Sin duda suscribo cada una de las críticas que haces a las reformas aprobadas, lo que dudo es que la ausencia del PRD del pacto hubiera impedido su aprobación y me aventuro a afirmar que seguramente tendrían puntos aún más lesivos a los intereses populares.
Apostar a la unidad en los temas generales no puede ni debe significar en nungún momento renunciar a la crítica ni acudir a la unidad fingiendo que no existen las diferencias. Denunciar la actitud de Graco, de Aguirre o de Mancera es un deber que no puede ser eludido y que lejos de debilitar a la izquierda o al mismo PRD lo fortalece.
No solo señalarlo, el PRD tiene la obligación histórica (por todos los muertos que ofrendaron la vida en la lucha por la construcción de este partido) y política (si apelamos en algo a sus muy mancillados estatutos, de luchar contra las políticas emprendidas por gobiernos como los anteriormente citados. En la unidad tenemos que señalarlo y combatirlo.
Ahora bien, precisamente la búsqueda de una unidad que vaya más allá de los órganos político electorales (PRD, PT, MC, MORENA) sino que incluya movimientos y actores sindicales, sociales, estudiantiles, académicos, intelectuales, campesinos, indígenas, feministas, etc., se convierte en la principal forma de garantizar que esta crítica no se pierda y que esta lucha interna se mantenga, pero insisto, pese a todas las críticas, creo que el enemigo principal está enfrente y que tenemos suficientes puntos de convergencia para poner el acento en la lucha contra aquel, antes que en desbaratarnos entre nosotros.

rebeca 01/18/2014 15:30

JAJAJA NADA CON LA MIERDA DEL PRD TRAIDOR

Luis Antonio García Chávez 01/18/2014 15:43

Si ese fuera el caso, entonces tampoco nada con MORENA que está lleno de compañeros de dudosos antecedentes, y nada con los Zapatistas que por su sectarismo ayudaron a que Calderón robara la elección de 2006 y nada con AMLO que hizo alianza con Slim cuando estuvo al frente del GDF y privatizó el centro histórico y nada con el movimiento obrero que parece solo interesado en sus intereses gremiales y que año con año da la espalda a las luchas generales si consigue un mejor contrato colectivo de trabajo y nada con los estudiantes que son volubles y volátiles pues un día inundan las calles y al siguiente regresan a su Facebook y nada conmigo que seguramente he de tener un millón de errores y nada contigo por sectaria y nada con nadie... De una vez les abonamos el camino y que la nave neoliberal siga viento en popa de la mano del PRI y el PAN, los demás mientras a pelearnos.
Al menos yo... no lo creo.

Zynthya H 01/18/2014 07:39

Interesante artículo, sobre todo porque habla sobre el papel que consideramos que deberían tener los partidos de Izquierda en nuestro país, poniendo por delante los intereses del pueblo en lugar de los sectarios o partidistas.

Luis Antonio García Chávez 01/18/2014 07:46

Gracias, espero que esto aporte algo a la reflexión y como siempre tu apoyo es un motor en mi vida.

HECTOR MORA 01/18/2014 07:37

ES LUGAR COMÚN EN LA IZQUIERDA LLAMAR A LA UNIDAD, QUE CREO TODOS COMPARTIMOS, PERO LA CUESTIÓN ES LA UNIDAD PARA QUÉ Y ENTRE QUIÉNES... EN LO PERSONAL NO ME PARECE ATRACTIVA UNA UNIDD PARA DEMANDAR UNA CONSULTA POPULAR O PARA COMPARTIR LA OBYECCCIÓN DE ZAMBRANO O PARA SER COMPARSA EN LA NUEVA GIRA NACIONAL DE PROMOCIÓN PERSONAL DE AMLO...
LA UNIDAD PARA QUÉ: PARA DENUNCIAR LA TRAICIÓN A LA PATRIA?, PARA GANAR LA PRESIDENCIA?, PARA DEMNADAR LA CONSULTA?, PARA REVERTIR LA O LAS REFORMAS?, PARA DERROCAR AL GOBIERNO?, PARA CONSTRUIR UNA NUEVA FORMA DE SOCIEDAD?
Y LUEGO VIENEN LOS CÓMOS....
MÁS ALLÁ DE ESTAS BARRERAS AUTOIMPUESTAS ESTÁN LOS ACTORES, CON QUIÉN SE DA LA UNIDAD? Y VA UNA VERDAD DE PEROGRULLO. LA UNIDAD ES CIN EL PUEBLO, LOS MEMBRETES MENCIONADOS SEPARADOS Y JUNTOS NO HAN TENIDO SUFICIENTE APOYO DEL PUEBLO (POR ALGO SERA) Y HOY EL PUEBLO SE EXPRESA A TRAVES DE LA CNTE Y DE LAS POLICIAS COMUNITARIAS Y LAS AUTODEFENSAS

Luis Antonio García Chávez 01/18/2014 07:46

Fundamentales los puntos que tocas mi querido Héctor, prometo desarrollarlos uno a uno en los días posteriores en este espacio de reflexión.