¿Quién está partiendo a las izquierdas y a quién se beneficia con ello?

Publicado en por Luis Antonio García Chávez

¿Quién está partiendo a las izquierdas y a quién se beneficia con ello?

Hace algunos minutos publiqué un post que generó reacciones de varios amigos.

La disyuntiva es ¿a quién beneficia la división de las izquierdas?

La respuesta inmediata parece obvia,  a las derechas. MORENA hoy por hoy no está compitiendo en ningún lado (todas las mediciones así lo indican) por el voto que tradicionalmente entra hacia el PRI o el PAN, ese sigue allí y, por cierto, de manera autocrítica en el PRD tampoco hemos encontrado todavía la mejor forma de disputarlo en muchos estados en que las izquierdas somos testimoniales.

MORENA sin embargo disputa con fuerza en los lugares en que el PRD es fuerte, e incluso en algunos casos, hegemónico. No disputa con la suficiente fuerza para derrotar al PRD, ninguna medición lo refleja así, en todos los casos se va al cuarto lugar, abajo incluso del PRI y el PAN, pero si puede restar los votos suficientes para que el PRI o el PAN ganen gobiernos y escaños legislativos que, históricamente en las últimas votaciones han quedado en manos de las izquierdas.

¿A quién beneficia que haya más legisladores, locales o federales, del PRI o el PAN, más Presidentes Municipales o Jefes Delegacionales del PRI o el PAN, más gobernadores o (incluso algunos ya se frotan las manos) un Jefe de Gobierno del PRI o el PAN?

Sin lugar a dudas no será al pueblo ni a las izquierdas. En apariencia al menos, tampoco a MORENA, pues se niega a cualquier posibilidad de diálogo con las fuerzas de derecha, en cuyo caso tendrá menos gente con quien, ya no digamos pactar, siquiera dialogar.

Solo se ocurren dos beneficiarios. Por un lado, las derechas y los intereses a los que representan y por otro un líder mesiánico que está dispuesto a hundir el barco porque, él cree, que tiene los botes salvavidas y si el barco no se hunde el no pasará a la historia como el héroe que nos salvó a todos. Grave riesgo en el cálculo y la valoración política. No vaya a ser que los botes no alcancen o no funcionen y después haya que dar cuenta de los ahogados.

Dicen algunas voces que no fue AMLO quién partió a las izquierdas. Algunos amigos MORENOS, AMLO incluido, apuestan a la desmemoria. A que el panfleto fácil y lleno de epítetos supere la razón y el análisis, la memoria e incluso los registros hemerográficos. Ellos se cansan de decir que fue el Pacto por México el que partió a las izquierdas.

Baste una visita en línea a los periódicos o una visita a la hemeroteca. La llamada a la construcción de MORENA se dio mucho antes del pacto. Muchos esperábamos el llamado a la construcción de un nuevo partido, pero como lo hizo Cárdenas en el 88, sumando a todos, y crear algo más grande, más fuerte, más sólido. No el llamado a la sectarización. La unidad, no la división. El fortalecimiento, no la balcanización política.

El problema es que un partido que integrara a todos AMLO tendría un lugar fundamental, pero a la vez tendría contrapesos, y con esos Andrés no comulga. AMLO sería quizá el liderazgo más trascendente, pero no el único. Y dudo mucho que pudiera, por ejemplo, nombrar candidatos como lo hace en MORENA (no conozco a la fecha a alguien que me haya podido explicar cómo se definieron, por ejemplo los dieciséis contendientes a jefes delegacionales del próximo año, muchos de ellos grandes cuadros y grandes amigos, otros no conocen ni siquiera el territorio por el que pretenden competir, pero todos, al final, productos del dedo del señor).

AMLO critica el pacto y las alianzas. De nuevo la desmemoria nos lleva a olvidar que, quien introdujo la época de mayor pragmatismo al PRD no fue Jesús Ortega, sino AMLO como presidente del PRD. Con él se dieron las primeras alianzas con la derecha. El inauguró la época de ungir candidatos en el PRD a aquellos que tenían días de haber renunciado, principalmente al PRI, como sucedió con Ricardo Monreal o Leonel Cota, quienes por cierto compiten por el record de haber militado en más partidos políticos distintos en el menor tiempo posible.

Con AMLO en la presidencia del PRD se dio el pacto, encabezada la negociación por él, para la transición democrática que comenzó con el triunfo del PRD en la capital del país y continuó con el triunfo de Fox en la presidencia de la república. Esos pactos, esas negociaciones, las hizo AMLO. Aprovechó la coyuntura generada por la aprobación del FOBAPROA y el incremento del IVA por el PRI (por cierto, dos diputados priístas que defendieron en tribuna como pocos y votaron ambas medidas fueron precisamente Cota y Monreal, sus posteriores candidatos y brazos operativos).

Algunos dirán entonces que AMLO no está en contra de pactar con el gobierno, sino solo con aquellos que defraudaron y violentaron la voluntad popular. Habrán entonces de explicar cómo hoy Bartlett es senador impulsado, promovido y defendido por Andrés (o sólo son imperdonables los fraudes cuando lo perjudican a él personalmente y no a la voluntad popular en su conjunto).

AMLO en su momento impulsó alianzas. Incluso la de Gabino Cué en Oaxaca. Una pregunta que aún no ha respondido con claridad es, ¿por qué entonces se opuso a la alianza en el Estado de México en 2011? La respuesta fácil de algunos amigos es que no podíamos pactar con la derecha, que nos desdibujaríamos, que nos robaron la presidencia, etc. De nuevo esto no explica por qué entonces en Oaxaca si se podía.

Más aún, en el Estado de México, el candidato de la alianza iba a ser de una izquierda más que probada. Alejandro Encinas, y de una cercanía a AMLO incuestionable. Es un caso atípico que tengas el candidato y el programa y te niegues a que, quien sea, se sume a tu proyecto. Sería sumamente complicado de explicar.

La explicación sin embargo es clara. Si Encinas era el candidato, surgido de la izquierda, que encabezara una alianza ganadora en el Estado de México, en el pleno corazón del PRI y el peñanietismo, no pocas voces habrían querido repetir la fórmula a nivel nacional.

Pero AMLO solo entiende el cambio si lo encabeza él. Y él no podía encabezar una alianza opositora a nivel nacional. Se proyectaba entonces la figura de Marcelo Ebrard como una posible candidatura aceptada por el bloque de izquierdas y el propio PAN para impedir la restauración del PRI en los pinos. Entonces AMLO se opuso, a quién se le ocurría siquiera pensar en poder ganar con otro personero que no fuera él. Había que frenar a Marcelo aunque ello implicara frenar a Encinas, aunque ello al final derivara en la imposición del PRI en ambos procesos.

Podrán hacerse mil balances críticos sobre Encinas y sobre Ebrard, pero dudo que alguien, desde las izquierdas, pueda decir que los habitantes del Estado de México estarían peor con Encinas que con Eruviel o el país peor con Marcelo que con Enrique.

¿Se habría ganado? No lo podemos afirmar. Sin duda se habría sido mucho más competitivo y probablemente sí, se habría ganado, muy probablemente. Pero AMLO no vislumbra quince años con quinceañera distinta a él, la fiesta sólo es buena si él es el festejado.

Ahora bien, volvemos a la pregunta inicial.

¿Le disputa votos MORENA al PRI o al PAN? Seguro que no, quien diga lo contrario no nos llame estúpidos, muestre mediciones reales y confiables.

¿Ha crecido MORENA en los estados donde el PRD no tiene presencia y el PRI y el PAN son prácticamente hegemónicos? Seguro que no. En esos estados MORENA se ve aún más testimonial que el PRD y no se ve que le metan mayor interés en cambiarlo. Quien diga que no, que nos dé un ejemplo y no descalificaciones.

MORENA entonces compite electoralmente con el PRD ¿lo está desbancando? Según las mediciones más serias al respecto, no. Compite por el cuarto lugar.

MORENA sin embargo innegablemente le resta votos al PRD y estos votos lo pueden hacer perder. No ante MORENA, donde al final el espacio legislativo o de gobierno quedaría en alguna opción de izquierdas. En caso de perder, el PRD podría perder estos espacios ante el PRI o el PAN, teniendo con ello más gobiernos y legisladores de derecha. No sé en qué estrategia alguien pueda pensar que esto puede beneficiar al pueblo. No sé si alguien crea que esto pueda generar mejores gobiernos y mejores leyes.

Además le resta votos al PT y Movimiento Ciudadano. Dos partidos que utilizó por años mientras tuvo el propio y que sigue usando (su candidato a Jefe Delegacional en la Cuauhtémoc aún es miembro y coordinador de la bancada en la Cámara de Diputados Federal de Movimiento Ciudadano) y a los que no le importa hundir e incluso llevar a la pérdida del registro. Al final si quieren pueden irse a someter a él a MORENA.

Insistimos que esto solo se puede explicar porque AMLO se crece en las crisis y no le importa que de 2015 a 2018 haya más legisladores y gobernantes de derecha y que incluso se pierdan partidos de izquierdas. No le importa a condición de que, ya con un partido propio, en 2018 el nos ofrezca el rescate y la redención. Que nos perdone a cambio de arrepentirnos de nuestros pecados y jurarlo a él como único Dios verdadero.

Por último y hablando de “pactos inconfesables” circula muy fuerte en los corrillos la especie de que AMLO edulcoró sus protestas ante la Reforma Energética a cambio del registro de MORENA. Antes de que me insulten y acusen de blasfemo mis morenos amigos pido pudieran responder a mi ignorancia algunas preguntas.

AMLO, el que cerró reforma por un fraude electoral (no al país sino a su persona, pareciera entender él); el que tomó pozos de PEMEX por otro fraude, más local, pero con el mismo nivel de agravio para sí; el que movilizó cientos de miles, tal vez millones, cuando la canallada de su desafuero, apenas ha movilizado unos cuantos cientos contra lo que él ha (y muchos otros hemos) calificado como el mayor despojo en la historia de la nación, esto se debe a:

  1. Que no quiere movilizar más. (Y allí quisiera que me platicaran porque).
  2. Que no puede movilizar más.

Si fuera lo segundo, que seguro habrán de afirmarlo todos sus seguidores (pues dudo que alguno de ellos acepte la hipótesis del pacto inmovilizante a cambio del registro de la franquicia político electoral) tolérenseme pues dos preguntas más, a saber, AMLO no puede movilizar más por que

  1. Debido a su estado de salud y como diría Chente, se le acabó la fuerza de su mano izquierda.
  2. Ya no tiene, y habrían de reconocerlo, la capacidad de convocatoria  de hace apenas algunos años.

Cualquiera de las respuestas anteriores, implicaría una autocrítica a su proyecto y sobre todo a su liderazgo que dudo mucho que algunos morenos quieran realizar.

En cambio, en esta etapa de enorme trascendencia, las mayores movilizaciones en defensa de PEMEX y la mayor cantidad de firmas para la consulta, así como la estrategia más clara de defensa de los intereses populares ha venido de la izquierda denostada por AMLO y muchos de sus camaradas. Una izquierda que ha llamado a una amplia unidad, que es la que permite acuerpar millones, encabezada sin protagonismos fatuos por Cuauhtémoc Cárdenas, pero al lado de él, líderes sindicales y de todas las corrientes del PRD, así como camaradas de otras fuerzas políticas. Allí han estado, palmo a palmo luchando, los pactistas Ortega, Navarrete y Zambrano, con muchos otros valiosísimos compañeros de las izquierdas.

Los que AMLO llama aliados del PRI, luchando contra la política más nociva (e importante para ellos) del peñanietismo, mientras el más acérrimo adversario del sistema, el impoluto, el mesías, apenas y asoma la cabeza, más preocupado en destapar a dedo candidatos delegacionales y a gobernadores y presidentes municipales que en ponerle carnita a su protesta light que solo pareciera para taparle el ojo al macho, allí también, al tiempo.

Por último, allí también dejo una pregunta de refilón.

Que alguien me diga un lugar del mundo, en un momento histórico real, en que el purismo (del que devienen siempre sectarismo y polarización) haya encabezado un proceso transformador triunfante. Sólo para sacarme del fango de la ignorancia.

 

Comentar este post

Fidel Belmares Hernández 08/23/2014 05:16

El PRD poco a poco se fue desfigurando como partido de izquierda desde su nacimiento y en cada contienda electoral en la que participaba jalaba mucha escoria de los otros partidos, del PRI principalmente, solo porque llegaban con dinero y muchas mañas, de tal manera que hoy no le queda nada de izquierda, pues su bastión que es el Distrito federal se ha corrompido totalmente y en nada se diferencia de como gobernaba el PRI. Todas las delegaciones están infestadas por la corrupción de sus titulares que se dedican a acumular los recursos de los programas sociales para sacarlos en el momento de las votaciones, tanto internas como estatales y federales, dejando a la ciudad en la indigencia ante la falta de servicios y los que se otorgan porque están etiquetados se condicionan a cambio de incondicionalidad con los delegados y excluyen a quienes están en otras corrientes o partidos. El coyotaje tolerado y hasta promovido por los funcionarios para obtener su mochada es una lacra más en todas las ventanillas de servicios y el enriquecimiento ilícito de estos es más que evidente. Mancera se ha sometido a los pinos y se ha convertido en su perro guardián y ha reprimido una y otra vez las manifestaciones de descontento hacia el gobierno federal, la policía se ha convertido en enemiga de los pobres y de los jóvenes a los que agrede una y otra vez por órdenes de mancera y ni el PRD del DF ni el nacional emiten una sola crítica. La ALDF dominada por el PRD legisla en contra de la mayoría de la población, ¿Entonces cuál izquieda está dividiendo MORENA? El PRD dejó de ser partido de izquierda desde los tiempos de Marcelo Ebrard, así que habremos de darle cristiana sepultura. De las críticas que le haces a AMLO algunas son ciertas y otras son falaces, pero si es necesaria una autocrítica o de lo contrario MORENA correrá la misma suerte que el PRD y el beneficiario en efecto será el PRI. Pero por lo pronto, el PRD fue de izquierda, pero muy efímera. Y de los estados gobernados por el PRD, mejor ni hablar, ¿Morelos? ¿Guerrero? Esos son la derecha ascendida al poder por la estupidez del PRD y que se ponga el saco a quien le quede.

Margarita Zavala 08/15/2014 07:14

¿Qué el PRD ha recabado más firmas? Sí, mandando a chavitos a recolectar firmas y pagándoles por cada firma recolectada, mientras que en MORENA los militantes que brigadean además de no recibir un sólo peso por cada firma que consigan tienen que pagar pasaje, comida y hasta la pluma con la que firman. ¿Así cómo?
Se le olvida mencionar además que, sí, atacan mucho a López Obrador, pero a la hora de salir a las calles a hablar con la gente entonces si argumentan que el PRD sigue apoyando a Obrador y siguen en "la lucha".
Bien merecido tienen perder en el 2015 por darle la espalda a los que votamos por el PRD y nos traicionaron. Y no será culpa de MORENA ni de Obrador, vamos haciéndonos responsables de nuestros actos y de sus consecuencias y hasta que no salga esa dirigencia comprada del PRD, ese partido está condenado a ser un sirviente más del partido en el gobierno.

Luis Antonio García Chávez 08/15/2014 21:03

Como suele pasar en estos casos, en lugar de entrar al análisis concreto se responde con las víceras. El punto no es ver quien es bueno y quien malo, sino desprender que de las acciones de un importante dirigente de las izquierdas se desprende división y condiciones más adversas, no para el PRD, sino para la población. Esa es la preocupación, por lo demás, los que quieran seguir deificando a AMLO están en su derecho.

José Luis Arreguin Peña 08/04/2014 07:42

Por Dios, si no me falla la memoria los chuchos desde que iniciaron en la política con Aguilar Talamantes creando el PST fueron de lo más pragmático con el fin de hacer lana revisen a cada uno y veremos que no soportan una auditoría por otra parte hay que leer lo que escribe Hebrrto Castillo sobre la formación del PST.

Luis Antonio García Chávez 08/04/2014 13:25

El argumento es muy concreto y se sostiene con toda claridad. Quien introdujo la política pragmática en aras de eficientismo electoral al PRD fue AMLO. Allí está la historia y allí están los datos. Miles de actores de la política nacional son pragmáticos.
Los argumentos de enriquecimiento deben sostenerse con pruebas, de otra forma son rumores y/o calumnias.
Pero en la historia del PRD, quien introdujo alianzas pragmáticas y adopción de candidatos recién (y cuando digo recién hablo de semanas antes de la elección) emigrados de otros partidos, fue AMLO durante su periodo como presidente del partido.
De la misma manera el participó en Pactos con el gobierno como el que derivó en la transición democrática de 1997-2000. No estoy criticando lo anterior, de hecho, en algunos casos, me parecen herramientas válidas de la política y en otros vicios que hay que erradicar pero que también son comunes al actuar político.
Lo que pretendo fundamentar, y creo que a muchos les quedó claro, es que el purismo en el que justifica AMLO su sectarismo no es cuestión de principios, sino de estrategia político electoral para sacar adelante su proyecto, que en mucho, es más personal que colectivo...

HECTOR HERNANDEZ 08/03/2014 22:30

como que luchando los chuchos si ellos apoyaron el pacto que resulto en lo que ahora vemos..

Luis Antonio García Chávez 08/04/2014 13:27

Participaran o no en el pacto, han realizado más movilizaciones, protestas y propuestas contra la Reforma Energética que AMLO, es cosa de consultar periódicos de los últimos meses.
Además han llamado a la unidad de todos para enfrentar a esta ofensiva, poniendo la figura de Cárdenas al frente para no disputar el protagonismo de la lucha, mientras AMLO ha dicho que si lucha lo hace solo y/o con su gente, partiendo un proceso donde la más amplia unidad sería indispensable.

HECTOR HERNANDEZ 08/03/2014 22:28

CREO QUE UDS ESTABLECE QUE EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS,Y MUESTRA QUE TODOS ESTAN MANCHADOS ,POR LO TANTO EL QUE ESTE LIBRE DE CULPA QUE TIRE LA PRIMERA PIEDRA, Y EN BASE A ESO SE JUSTIFICAN LOS PACTOS LAS ALIANZAS Y DEMAS TRANZAS QUE LES PERMITA AVANZAR AL PRESUPUESTO NACIONAL...TOTAL ESO ES LO QUE AL FINAL LE TIRAN TODOS LOS POLITICOS DE TODOS LOS COLORES...TRISTE REALIDAD...PERO REALIDAD

Luis Antonio García Chávez 08/04/2014 01:28

El tema de esta reflexión no es el pacto, prometo hacer una al respecto muy pronto. Lo cito en el sentido de desnudar que el "purismo" en que se basa mucho del Obradorismo es solo maquillaje y pantomima... Ellos también hacen política...