Un año… y sin embargo, se mueve.

Publicado en por Luis Antonio García Chávez

Muro humano contra la xenofobia de Trump. Galileos presentes.

Muro humano contra la xenofobia de Trump. Galileos presentes.

El 5 de febrero de 2016, en la sede de Expo Reforma, se llevó a cabo el evento oficial con el que inició la vida política, como grupo, de Iniciativa Galileos “la no corriente”.

Integrada en un primer momento por una mayoría de miembros del Partido de la Revolución Democrática, Iniciativa Galileos se planteó como una primera definición el no ser una corriente más del partido. Y es que el problema del PRD no es la existencia de corrientes de opinión, las cuales serían ampliamente benéficas, sino precisamente su inexistencia. Las corrientes de hoy en el PRD son corrientes de intereses, en donde el pegamento que amalgama a sus integrantes es la consecución de objetivos individuales o de grupo, muy por encima del planteamiento o  debate político, además de llegar al extremo, de volverse grupos de presión internos y agrupamientos administrados patrimonialmente por sus dirigentes.

Desde su fundación, Iniciativa Galileos se distinguió, en primer lugar, por priorizar el debate político y la línea programática acordada, aun cuando esto significara sacrificar intereses, legítimos pero secundarios, para el propio grupo político.

También desde el origen del quehacer político Galileo, se superó la práctica, tan perredista, de resumir los debates a la cantidad de canicas (votos) que cada expresión tuviera en la mesa para negociar. Fueron muchas las batallas ganadas por Galileos en este primer año siendo una clara minoría en el Comité Ejecutivo Nacional.

Para lograr lo anterior. Galileos trasladó el debate del terreno obscuro de las negociaciones cupulares al escenario de la opinión pública nacional. Cambió la dinámica de la suma simple de votos a la discusión de posiciones políticas, razones y argumentos. Fue capaz de fundamentar sus propuestas y apoyarlas en fuerzas muy respetadas que rebasaban la frontera misma del PRD.

Así, poco a poco, Iniciativa Galileos fue trascendiendo al propio partido y empezaron a surgir a borbotones Galileos que no deseaban militar en el PRD, Galileos ex perredistas, Galileos que realizan su actividad desde el marco de la sociedad civil e, incluso, Galileos pertenecientes a otros partidos políticos. Lo anterior evidencia absoluta de que “la no corriente” precisamente no era una corriente del PRD, sino la sumatoria de esfuerzos, mentes y voluntades, que coincidimos en lo esencial para transformar a nuestro México y estamos dispuestos a actuar desde nuestras diferentes trincheras para lograrlo.

Es así como podemos decir con claridad que no se puede entender la concreción de alianzas políticas en 2016 como las de Quintana Roo, con Carlos Joaquín González, Veracruz, con Miguel Ángel Yunes y Durango, con José Rosas Aispuro, estás tres, alianzas ganadoras que generaron la transición democrática en estados que el PRI ya veía como patrimonio propio.

También Galileos fue fundamental para lograr ir en alianzas amplias en Oaxaca y Zacatecas, las cuales pudieron haberse ganado con candidatos emanados de la izquierda, sin embargo en la selección de candidatos operó la mezquindad de las corrientes internas del PRD, para repartir las candidaturas en torno a mayorías políticas sin importar quienes eran los candidatos más competitivos o mejor posicionados. Tlaxcala se debió ganar también con una candidata perredista al frente, pero, allí la mezquindad del PAN impidió avanzar.

Pero no sólo se logró avanzar en el plano institucional. La congruencia y determinación de Iniciativa Galileos, llevó al equipo a apoyar las candidaturas de Javier Corral en Chihuahua y Cabeza de Vaca en Tamaulipas, donde también se logró forzar la transición, derrotando al PRI y a regímenes claramente sátrapas, aún a riesgo de ser expulsados del propio partido, aquellos que militamos en el PRD.

Así, podemos decir que Iniciativa Galileos, en su corto tiempo de vida ha sido trascendental para transformaciones fundamentales en regiones importantes del país, como Quintana Roo, Veracruz, Durango, Chihuahua y Tamaulipas, pero también para definir una política exitosa que ha debilitado profundamente al PRI y que lo pone en una casi imposibilidad de mantenerse en el poder federal en 2018. Ha sido una fuerza capaz de dar estocadas precisas al dinosaurio.

Sin ello, probablemente los Duarte, Borge, Torre Cantú y Jorge Herrera dormirían plácidamente en sus hogares, manteniendo redes de saqueo e impunidad que han dañado a millones de habitantes. Sin ello probablemente no se sabría de los saqueos de miles de millones de pesos en cada uno de estos Estados ni se podría presuponer (ahora tenemos también que demostrarlo y castigarlo) la complicidad del gobierno federal en los mismos. Sin ello tal vez los niños veracruzanos seguirían recibiendo falsas quimioterapias y tantas otras bestialidades que se han hecho públicas y erradicado gracias a la transición.

Todas estas luchas se han dado por convicción. En ninguna de ellas se ha privado la transacción de apoyo a cambio de espacios políticos. De hecho, pese a la trascendencia de su apoyo y la congruencia en los diferentes procesos, Iniciativa Galileos no ha reclamado para sí espacios de gobierno. Lo que se ha propuesto a los ahora gobernadores es la implementación de políticas públicas benéficas para la gente y que componen un programa político. Es decir, la negociación ha sido en términos de incorporar al programa los elementos que se consideran necesarios, fundamentales y no la incorporación de compañeros a espacios de poder. Esa es otra gran diferencia.

Otro de los elementos fundamentales de este primer año fueron los Diálogos Galileos.

Resulta tan incomprensible y a la vez tan aleccionador que, entre quienes nos dedicamos a la política, sea un contrasentido y algo atípico convocar a Diálogos sobre los temas más importantes de la agenda nacional. Sin embargo así es. Y más arraigado aún en un sector de las izquierdas que consideran que sólo deben dialogar con quienes piensen exactamente igual que ellos. La más mínima diferencia basta para romper cualquier intento de entendimiento.

Así, los Diálogos Galileos, fueron novedosos e impactaron la agenda nacional de la manera más política posible. A través de la construcción de propuestas y el discernimiento de razones. Sin embargo muchos no entendían ¿Por qué abríamos el debate, cuando lo común es cerrarlo?, ¿Por qué debatíamos las propuestas, cuando lo común es buscar solo construir mayorías que las impongan?, y lo más extraño ¿Por qué platicar con los que piensan distinto, si lo común en el partido y en las izquierdas son las misas impartidas por los líderes a sus bases?

Sin embargo, esa pluralidad dio una riqueza fenomenal en Diálogos que debieran ser casi de consulta obligada, por los temas abordados y la calidad en el análisis de los mismos.

Seguramente cometeré la injusticia de no enumerar todos, pero cito algunos de los más impactantes, a mí siempre parcial parecer.

Pudimos escuchar a Javier Corral y su programa de Gobierno, que emanando del PAN, ya lo quisieran la mayoría de los gobiernos de izquierda de este país. Tuvimos un diálogo interesantísimo con Enoe Uranga y Jorge Triana sobre matrimonios igualitarios, en donde pudimos escuchar a un Diputado Federal Panista defender el derecho de la gente a la igualdad y a acceder a los mismos derechos sin ser discriminados por sus preferencias. Otro diálogo impresionante sobre legalización de las Drogas con datos y contenidos contundentes sobre el tema. Escuchamos a Manuel Clouthier y Denisse Dresser hablar de candidaturas independientes. Escuchamos sobre las izquierdas en la actualidad en voz de Roger Bartra y Agustín Basave. Tuvimos una delicia sobre nuestra historia con el Diálogo en que Marco Rascón y Félix Lucio Hernández Gamundi sobe el movimiento de 1968. Conocimos algunas de las principales propuestas y programas del Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera. Se tuvieron Diálogos sobre Seguridad Nacional y Derechos Humanos. También un diálogo profundamente enriquecedor sobre la Reforma Laboral y la propuesta de desaparecer las Juntas de Conciliación y Arbitraje, con grandes expertos en la materia. Pudimos presenciar un debate del mayor nivel sobre uno de los temas de más trascendencia en la actualidad, el cambio de Régimen, en voz de tres expertos con posiciones diversas pero profundamente interesantes como Roberto Gil, José Woldemberg y Manlio Fabio Beltrones y finalmente, en mi recuento personal, el que más me impacto y, considero que incluso fue capaz de configurar una hoja de ruta para esta etapa en el país fue aquel Diálogo Galileo con Brozo, Emilio Álvarez Icaza y Mauricio Merino, una joya en toda la expresión de la palabra, de la cual aquí dejo el link.

Así, un primer año de productividad absoluta.

Obviamente, en sus estertores, el dinosaurio ha dado coletazos para impedir que la fórmula que ha probado ser eficaz para derrotarlo se convierta en tendencia y, moviendo cantidades impresionantes de dinero y de operación política, impidió la alianza amplia en el Estado de México, pese a que,  con la batalla política sostenida entre otros por los miembros de Iniciativa Galileos, se habían ganado los debates y generado las condiciones para que ésta se diera y fuera la estocada final al régimen que agoniza.

Estoy seguro que esto no será más que un acicate para arreciar en la correcta política Galilea, para construir los caminos que esta etapa necesita y tender los puentes necesarios para la transformación de México.

Paralelo a esto, en cada Estado de la República había contingentes Galileos retomando la lucha en las calles, codo a codo con el pueblo, para frenar el gasolinazo y las políticas nocivas del régimen, así como para hacer frente a la política racista y xenófoba de Donald Trump.

Estoy seguro que, si en un año Iniciativa Galileos ha mantenido un crecimiento sostenido, pero sobre todo, ha tenido una influencia determinante en la política nacional, Iniciativa Galileos está llamado a ser un grupo determinante en el futuro inmediato y en la conquista de las transformaciones impostergables que nos permitan mejorar la realidad nacional.

 

¡Enhorabuena y Feliz Aniversario!

¡Y sin embargo se mueve!

 

#OrgullosamenteGalileo

Luis Antonio García Chávez.

Comentar este post