Así no Andrés Manuel, al menos yo no.

Publicado en por Luis Antonio García Chávez

AMLO y su llamado a la "unidad" (en torno a él)

AMLO y su llamado a la "unidad" (en torno a él)

Reconozco que al principio de manera torpe me fui con el titular, que es intencionalmente engañoso. Incluso me pareció sumamente importante y mi Internet estaba fallando y había escrito lo siguiente:

 

"Creo con honestidad que, de ser ciertas estas declaraciones de AMLO en "El Universal". Tienen que tomarse con absoluta seriedad y llamar al inicio de mesas de trabajo para buscar explorar las posibilidades de Unidad de las Izquierdas.

 

Galileos debería, según mi opinión, salir de inmediato a felicitar esta declaración y a convocar a un diálogo programático entre iguales que siente las bases para la transformación del país.

 

Tenemos que mostrar que la altura de miras está por encima de agravios y que el interés nacional es la prioridad, pero insisto, sí solo sí, aceptan debatir el programa y entre iguales, sin subordinación, como compañeros, e incluso convocar a que el diálogo sea público".

 

Por fortuna no lo había podido publicar por la propia falla de mi Internet. Después leí la nota. Parece que la ingenuidad a veces no tiene límites, encontré más de lo mismo:

 

AMLO dice que textualmente "el que está a favor de la corrupción no se va a salir del PRD, ni se va a salir del PRI, ni se va a salir del PAN, los que están por la corrupción"

 

Inmediatamente afirma "los que están por un cambio verdadero, por la transformación de México, los que piensan en el pueblo, los que quieren que se acabe la pobreza y la marginación en México van a unirse a MORENA"

 

Cierra la nota diciendo "De paso, el líder de MORENA criticó al partido donde militó al decir que el PRD "perdió su mística”, le dio la espalda al pueblo, pero todavía es tiempo de que militantes y dirigentes de este partido actúen”.

 

Como platicaba hace unos días con grandes amigos en una comida, cada que siento tentación de volver a apoyar a AMLO, el sale con una de sus nuevas "posiciones" (en la comida use una expresión menos propia) y se me pasa.

 

Lo que la nota vende como el llamado a la unidad de las izquierdas no es tal. Nuevamente AMLO atacando al PRD y llamando corrupto sin cortapisas a todo el que no quiera ir con él. Claro que en su recorrido por Puebla pudo caminar todo el trayecto del brazo del principal operador de Mario Marín, el Gober Precioso, él ya es parte de la nueva fe. Claro que en Veracruz tiene fotos con el operador de Javier Duarte, al final incluso se dice que apoyaron el crecimiento de MORENA, a lo mejor es como cuando la Iglesia purificaba el dinero de las narco limosnas. Ellos están redimidos. Ya están con él. Sus pecados les han sido perdonados.

 

Puede tener en su primer círculo al salinista Romo, uno de los principales beneficiarios de uno de los peores gobiernos que ha enfrentado este país en su historia. Es más, incluso Romo reivindica públicamente que sigue siendo gran amigo de Salinas, no pasa nada. Puede tener también en su equipo al zedillista Moctezuma Barragán, orquestador de una celada para capturar a la dirección del EZLN en pleno proceso negociador y además Jefe de campaña de Labastida. Puede tener con él en su primer círculo al operador de la caída del sistema Bartlett, al final de cuentas sólo son imperdonables los fraudes de los que él ha sido víctima, los demás son anécdotas en la historia de la Patria que nos preparaba para su llegada. Puede tener a su lado a quien sea. No existe siquiera posibilidad de cuestionar.

 

Todos ellos son bienvenidos, con sus historias, sus trayectorias e incluso su presente, pues muchos siguen siendo parte (es decir, no fueron, aún son) de lo que él denominaba “La Mafia del Poder”, ellos son bienvenidos. Pero a los que somos críticos o simplemente no nos convence, en automático nos convierte en corruptos y nocivos al país. No importan trayectorias de lucha, incluso si por décadas hemos coincidido, no importa que no tengamos fortunas mal habidas ni hayamos saqueado a la nación. El pecado está en no creer en él, y ese, para Andrés, es pecado Capital. Esa es su visión.

 

Estoy convencido que gran parte del éxito de AMLO en política se debe a la gran cultura Caudillista arraigada en el pueblo de México, dónde desde pequeños nos han enseñado a interpretar la historia a partir de próceres y no de movimientos sociales amplios y populares. No estamos acostumbrados a buscar soluciones políticas y colectivas, sino el rescate de una figura que venga a entregarnos justicia y dignidad. AMLO ha sabido ofertarse como tal.

 

El otro factor es la forma tan tremenda que ha permeado en nuestro pueblo el Cristianismo, principalmente el Catolicismo (respeto a todas las religiones, no busco ofender las creencias religiosas de nadie) y aunque Andrés es más cercanos a las Iglesias Cristianas no Católicas, tras 500 años de conquista cultural, la influencia de esta forma de interpretar el mundo es innegable y altamente capitalizada por él.

 

En este sentido, él ha sabido usar conceptos que se nos han vendido por siglos y que impactan en el imaginario popular.

 

La fe como base de la redención. Dicha fe materializada en el Salvador que habrá de llevarnos al paraíso. La conquista de la felicidad no se da a través de la lucha o la organización colectiva, sino de depositar nuestra fe y esperanza en quien habrá de redimirnos.

 

La lucha entre el bien y el mal. No es una sociedad con claroscuros. Es la lucha de los buenos contra los malos y el representa al bien, a los buenos. Por tanto todo lo que se encuentre del otro lado es la representación del mal. Así nos han enseñado también, como nación, a interpretar el mundo.

 

El perdón de los pecados. Basta el arrepentimiento y el acercamiento al lado del bien para que todos tus pecados te sean perdonados. Basta que te acojas a la fe verdadera. Creo que ese es uno de los grandes éxitos del Catolicismo como fe ampliamente propagada en el mundo, no es una religión karmática, en dónde tus acciones deriven en consecuencias, no, es una religión donde puedes hacer lo que sea y después con ir, confesar tus pecados, arrepentirte y tomar la fe verdadera, con ello no tendrás consecuencia alguna. Así puedes haber sido el peor ser humano cien años de vida y si en el último minuto de tu existencia te confiesas, te arrepientes y revelas tu fe en el Salvador, te espera el cielo. Pero si has sido un buen ser humano y no compartes dicha creencia religiosa, te irás al infierno.

 

Traspolándolo. Aunque seas de la Mafia en el Poder, si hoy crees en AMLO y ayudas a su llegada al poder habrás redimido tus pecados, pero aunque seas luchador social de toda lavida y entregues todo tu tiempo a la lucha por un país mejor, si no coincides, si no lo defiendes y aún peor, si lo cuestionas, es casi Traición a la Patria.

 

Ese mismo precepto emplea MORENA. Allí está el ejemplo de Evaristo Hernández en Tabasco que, de ser de lo peor dicho por el propio Andrés, el prototipo de la corrupción priísta, a los pocos meses, en un nuevo mitin, le agradeció y le llamó gran compañero. ¿Qué había cambiado, su actitud, su historia, su forma de hacer política? Ninguna de las anteriores. Simplemente se arrepintió y se unió a la Fe verdadera, MORENA.

 

Estoy convencido que AMLO es un estudioso de la Biblia y aprovecha la influencia de este pensamiento en el pueblo de México, y así como Jesús dijo, según la Biblia, "tus pecados te son perdonados, para que un inválido pudiera volver a caminar", AMLO dice que los que entran a MORENA se purifican (no es exageración, lo ha dicho varias veces textualmente) y no perdona pecados, pero ofrece su símil del siglo XXI, amnistías anticipadas. Se traduce en Impunidad. Es como cuando el Papa Borgia vendía indulgencias Papales que perdonaban todos los pecados.

 

Así termina lo que parecía un llamado a la unidad con lo que pareciera más bien la frase que tantos de los que alguna vez hemos entrado a misa, por alguna u otra razón, hemos escuchado "Yo soy el camino, la verdad y la vida..."

 

No llama al PRD a unirse, llama a bases y dirigentes a irse a MORENA, a diluir el partido, a seguir a la fe verdadera, pero además tampoco llama a debatirlo siquiera, eso jamás, es el único camino al perdón. Y no los llama a construir MORENA, a ser actores políticos en MORENA, los llama a seguir a MORENA, a apoyar a MORENA, a someterse a MORENA. Es un trato indigno, allá de aquel que se emocione de ser tratado así, luego se habrá ganado a pulso que le diga de cariño "solovino".

 

De mi parte espero un pronunciamiento enérgico que llame al respeto por parte de nuestra Presidenta Nacional, Alejandra Barrales, ella es hoy la cara pública del partido y tiene que exigir que este sea tratado con respeto, con dignidad. Un llamado, como suscribía al inicio, cuando de manera torpe me fui sólo con el encabezado sin leer la nota, a la verdadera Unidad de las izquierdas. Esa unidad que se construye con base en el programa y después puede ser representada en una candidatura, pero donde los principios y contenidos de la política a desarrollar son la clave principal y primigenia para llegar a acuerdos.

 

Esa unidad no se construye siguiendo a un mesías, esa se construye con respeto y trato justo y digno, de compañeros, con trato igualitario y, sobre todo, como decía líneas arriba, poniendo en primer término el programa con el que la izquierda podría luchar por cambiar a México, pues de otra manera, sea quien sea el candidato, será la lucha por el poder para que todo siga igual. Y adquiere cada vez más relevancia el debate del programa si alguien considera seriamente la unidad de la lucha junto con Andrés Manuel López Obrador, pues si quisiéramos el programa para transformar a México, dudo mucho que uno elaborado por Alfonso Romo y Esteban Moctezuma pueda tener esa finalidad. Sería, por decir lo menos, ingenuo, pensar que los que construyeron por décadas el modelo neoliberal y se beneficiaron de él (y aún lo hacen) sean los indicados para construir su antítesis y con ello dañar incluso sus propios intereses.

 

Lo demás es soberbia. AMLO ya cree que es Presidente y muchos opinólogos repiten mañana, tarde y noche, que esto ya es un hecho consumado, inevitable. Algunos ya conocimos esa etapa en él, en 2005, por estas fechas, las encuestas le daban 54% de intención del voto, hoy las encuestas más serias donde le dan mayor ventaja (SDP es un mal chiste con sus encuestas Facebookeras) le dan 34%, veinte puntos menos.

 

En 2005, a estas alturas, nadie creía siquiera que Calderón fuera candidato del PAN, todos apostaban a que el candidato sería Creel o en una de esas, si se lograba imponer, Martha Sahagún de Fox. Al final el resultado fue completamente distinto.

 

Muchos ya sabemos lo que pasa cuando a Andrés lo come la soberbia y se convence que es "indestructible", cuando eso pasa Andrés Manuel se convierte en el peor enemigo de López Obrador.

 

¡Qué distinto habría sido un llamado serio, respetuoso y fraterno a la unidad! Donde el trato fuera de camaradas y se buscara construir JUNTOS un cambio para el país. Tal vez habría tenido éxito. Pero no llamó a unir al PRD y a MORENA, llamó a los perredistas a unirse a él y de paso nos insultó a los que aquí estamos (que es a los que quiere atraer) y a los que nos quedemos.

 

No todos somos Evaristo Hernández, porque ni tenemos su historia ni su falta de dignidad. Si AMLO quiere ganar necesita la unidad de las izquierdas, así le duela en lo más profundo del hígado reconocerlo. Y si aspira a lograrla, lo mínimo que necesita es tratar con respeto a los que invita a la unidad.

 

Ahora bien. Sí él no tiene la capacidad o voluntad de hacerlo, debemos hacerlo nosotros, construyamos la unidad con todos los que crean en ella y la quieran para cambiar de fondo el país. Con un programa de transformación nacional. Construyamos la unidad con o sin AMLO, que al final del día, sí esta cuaja, tarde o temprano el terminará sumándose, porque aunque muchos se nieguen a verlo, pragmático es, como pocos.

 

Triste decepción, moraleja que a mi edad ya debería saber de sobra: Nunca te dejes llevar por un encabezado sin leer la nota completa.

 

Luis Antonio García Chávez, Franky

Suscribo a título personal y soy responsable único de lo aquí expuesto, aunque soy #OrgullosamenteGalileo

Comentar este post