Sobre el debate (y la elección) en el Estado de México

Publicado en por Luis Antonio García Chávez

Juan Zepeda, Josefina Vázquez Mota, Alfredo del Mazo y Delfina Gómez. Candidatas y candidatos al Gobierno del Estado de México.

Juan Zepeda, Josefina Vázquez Mota, Alfredo del Mazo y Delfina Gómez. Candidatas y candidatos al Gobierno del Estado de México.

Hoy, 25 de abril de 2017, a las 20:00 se llevará a cabo el debate entre los candidatos a la Gubernatura del Estado de México. Hace algunos días tuvieron un primer escarceo en el programa de Primero Noticias, conducido por el periodista Carlos Loret de Mola. Ojalá que el debate de hoy tenga un formato similar, flexible, que permita el contraste.

En el Estado de México, se juega el futuro de la entidad más poblada del país, pero además, con ello, mucho de lo que podría definir el resultado electoral en 2018, así que es necesario fijar postura.

Alfredo del Mazo.

Prominente miembro del grupo Atlacomulco. Bastaría con decir que representa al PRI y analizar la calidad de vida de las y los ciudadanos del Estado de México en todas estas décadas de gobiernos priístas para que nadie en su sano juicio votara por él. Si esto no es suficiente, se puede decir también que pertenece al grupo Atlacomulco, uno de los que más saqueos y daños han causado al Estado de México y al País. Además es del equipo cercano del Presidente de la República (de hecho son primos) con niveles de aceptación cercanos al 8%.

Si todo lo anterior no basta, podemos decir que su paso por el gobierno de Huixquilucan fue bastante malo, que creció la desigualdad y la inseguridad y que no mejoró la calidad de vida de sus habitantes.

Pero como cereza del pastel, podemos hablar que a su paso por la administración peñista como Director de BANOBRAS, estuvo involucrado en diferentes acusaciones de fraude, financiando obras que no se realizaron ni supervisaron. En particular se le vincula con el préstamo al gobierno de César Duarte por la mínima cantidad de cuatro mil trescientos millones de pesos, que son parte del desfalco de dicho gobernante al Estado de Chihuahua.

Josefina Vázquez Mota.

Candidata anticlimática que, desde haber competido por la presidencia de la República en 2012 demostró ser incapaz de levantar pasiones. Fue parte de las administraciones de Fox y Calderón, desempeñando un trabajo mediocre en áreas que serían estratégicas para el combate a la desigualdad y el desarrollo nacional como SEDESOL y la SEP. Después hizo un paso mediocre por la Cámara de Diputados.

Pero lo más grave es que, tras perder la elección en 2012 con Enrique Peña Nieto (tal vez el desinfle pactado de una candidatura), una fundación (Juntos Podemos) que dirige y, en teoría, hace trabajo con migrantes (que nadie conoce) por más de mil millones de pesos. Sería interesante que a las miles de fundaciones que hay en México, que sí realizan trabajo, les explicara cómo se consiguen financiamientos de esta magnitud. Estoy seguro que este caso no es algo común.

Votar por cualquiera de los dos es condenar a los mexiquenses a otros seis años de mala calidad de vida e inseguridad.

Delfina Gómez y Juan Zepeda.

Hoy, como nunca, las izquierdas tienen posibilidades muy importantes para triunfar en el Estado de México. Para ello es fundamental que entiendan que en el debate los adversarios son Josefina y del Mazo, principalmente este último y que, como hicieron en el debate en Televisa, eviten lanzarse misiles entre sí.

Creo que sería importante que Juan Zepeda respondiera públicamente a Delfina, que hace algunos días propuso que se unieran para sacar al PRI del Estado de México, demostrando disposición para hacerlo, y que allí, en ese espacio que será observado por millones de mexiquenses y por todo el país, al aceptar la propuesta, le plantee públicamente que, a la brevedad, sus equipos se integren en un proceso de análisis de cómo se podría aterrizar dicha propuesta. Incluso sería adecuado invitar a Óscar González a sumarse a dicho proceso. Si damos credibilidad a las encuestas más recientes, esta tercia tendría casi tres puntos de ventaja sobre su más cercano competidor, el PRI y mandaría a Josefina a ver las elecciones desde su casa.

Por supuesto, lo difícil es definir acuerdos programáticos mínimos de un gobierno en común, así como definir a quien corresponde la declinación, pues la posibilidades de coaliciones ya está descartada.

En el caso de Delfina Gómez, es quien hoy aparece más competitiva con el PRI, pero ha venido decreciendo un poco y se ha visto débil en los debates. Tiene sin embargo el Partido mejor posicionado (o menos desprestigiado, como se quiera ver) y el apoyo de AMLO, que electoralmente pesa. Esto sin duda es importante, pero podría no ser suficiente, como no lo fue para Cuitláhuac en Veracruz, para Monreal en Zacatecas o para Salomón Jara en Oaxaca. Podrían quedarse nuevamente cerca, pero en la orilla.

Juan Zepeda en estos momentos disputa el tercer lugar, sin embargo es sin duda el candidato con mayor crecimiento de los cuatro (no se puede saber si ese crecimiento dé para alcanzar a los punteros, pero es significativo). Fue sin lugar a dudas el mejor visto en el debate anterior y muy probablemente gane este debate y se ve como el candidato mejor preparado para gobernar.

Además, si comparamos las administraciones de Delfina en Texcoco y la de Juan Zepeda en Neza, sin lugar a dudas el último sale mejor evaluado. Tiene un partido menos posicionado (o más desprestigiado) pero con mayor estructura electoral, elemento vital en una elección como la del Estado de México.

Allí están varios de los elementos que tendrán que considerar los equipos si buscan esta alianza. Vale la pena al menos intentarlo por quitar a los mexiquenses el tormento de otros seis años de priísmo. Hoy es momento de tener altura de miras y tal vez el Estado de México muestre una ruta para ganar el país el año que viene. Ojalá desde un primer momento se hubiera podido ver así y se hubiera impulsado una amplia alianza de izquierdas.

Oscar González, de lograrse la unidad anteriormente mencionada, siendo consecuente, tendría que sumarse a quien se determine de los dos.

Lo digo una vez más para cerrar esta reflexión. Los números hoy dan un empate entre Delfina y del Mazo, Juan Zepeda viene creciendo. Josefina se está desinflando. La elección podría irse a tercios. En ese escenario, el aparato electoral del PRI podría ser definitivo para que gane del Mazo. Sería sumamente triste, pues de tener visión y capacidad de acuerdo, yendo juntas las izquierdas hoy llevarían una cómoda ventaja de cerca de veinte puntos.

No es imposible llegar a ese escenario. Sólo hace falta algo tan sencillo y tan difícil en política como reconocer tus fortalezas y debilidades, pensar en equipo y poner la necesidad de cambio social por encima de los intereses personales, de grupo o partidarios.

Parece tan simple. Tendrían que ser virtudes inherentes a la cosa pública, a la política y, sin embargo, es tan poco frecuente… ojalá hoy nos den una grata sorpresa.

 

Luis Antonio García Chávez, Franky

Suscribo a título personal y soy responsable único de lo aquí expuesto, aunque soy #OrgullosamenteGalileo

Sobre el debate (y la elección) en el Estado de México

Comentar este post