A las y los maestros, con cariño

Publicado en por Luis Antonio García Chávez

Así son las condiciones de buena parte del magisterio en México.

Así son las condiciones de buena parte del magisterio en México.

Hoy es 15 de mayo, día de las y los maestros.

El Magisterio en México, en la inmensa mayoría de los casos vive condiciones muy complicadas para ejercer su labor. La calidad de la educación en México es sumamente deficiente y su accesibilidad no es universal. En pleno siglo XXI tenemos niñas y niños sin acceso a la educación. Los que tienen acceso a ella es de mala calidad y en condiciones deplorables.

Además, en la medida que se avanza, de la educación básica a la educación media, de allí a la media superior, de allí a la superior y finalmente a la obtención de postgrados académicos, el embudo se va cerrando. Son menos los alumnos que acceden a estos espacios. La situación en cambio, de las y los profesores, en su mayoría vive la misma precariedad.

En la propia UNAM, máxima casa de estudios del país y una de las que “tiene mejores condiciones laborales” hay profesores de asignatura que reciben $77.90 por hora de clase impartida, pero además reciben pocas horas a la semana, no les dan certeza laboral y viven entre la incertidumbre y la pobreza.

En México, se aprobó una “reforma educativa” fallida. En la vía de los hechos era una reforma laboral disfrazada. Si bien incluía aspectos positivos como el suspender la venta o herencia de plazas académicas, o el permitir que millares de maestros exprimieran el presupuesto mientras estaban “comisionados” sin dar clases y ejerciendo labores políticas, la mayor parte de la reforma ha mostrado su fracaso y debe ser discutida a fondo y modificada.

Fracasó primero por no incorporar a su debate y análisis a los actores mismos del proceso educativo. Fracasó porque en ninguna parte de la misma se contempló la manera de mejorar las condiciones educativas. Fracasó porque puso el acento en evaluar a los maestros sin antes contemplar las condiciones para capacitarlos, actualizarlos y darles salarios dignos que permitan que desarrollen de tiempo completo su labor. Fracasó porque no se discutió el modelo educativo, lo cual debiera ser prioritario, tenemos un modelo tendiente a generar mano de obra barata y no mentes críticas y transformadoras de la realidad.

Así, hoy tenemos un magisterio sumamente golpeado, con líderes enriquecidos y coludidos con el gobierno y niños desatendidos en su formación básica.

Esta es una de las realidades lacerantes que no deja crecer a México. Mientras como país no pongamos el acento en nuestro crecimiento y transformación con base en la educación y mientras no logremos que la educación sea científica, crítica y transformadora poco o nada será lo que podemos avanzar en la transformación de nuestra realidad.

Hoy las y los niños que debieran poblar las aulas son víctimas de trata de blancas o convertidos en pequeños halcones o sicarios, y nuestros maestros luchando por sobrevivir y enseñar aun cuando no tienen condiciones mínimas para lograrlo.

Felicidades hoy en su día a esas y esos héroes nacionales que son nuestro magisterio. Si así estamos como estamos, sin ustedes, seguro el país ya se habría colapsado. Estamos en una deuda inmensa que pronto debemos saldar.

 

Luis Antonio García Chávez, Franky

Suscribo a título personal y soy responsable único de lo aquí expuesto, aunque soy #OrgullosamenteGalileo

A las y los maestros, con cariño

Comentar este post